Dilemas

Vivir o no vivir la vida. Seguir el rastro del deseo o renunciar a lo que queremos, a lo que íntimamente preferimos. Buscar la autenticidad o divagar entre máscaras y silencios. Atreverse a ser lo que se quiere ser o resignarse a ser un impostor. Soltarse el pelo o mantener las formas. Dilemas humanos que suelen plantearse así , con subyugadora elocuencia y gran carga emocional. Pero, ¿hasta qué punto es válida esa dicotomía?: ¿no hay grises?, ¿hay más de una manera “auténtica” de vivir?, ¿existe algo parecido al “auténtico yo mismo”?, ¿son las emociones las que nos condicionan o es lo que pensamos de la realidad o de nosotros mismos lo que produce nuestras emociones?, ¿o ambas cosas a la vez?, ¿existe la realidad más allá de lo que interpretamos de ella?.

Dos citas para pensar con una cierta distancia:

La vida no vivida es una enfermedad de la que se puede morir
Carl Jung

Madurar no consiste en renunciar a nuestros anhelos, sino en admitir que el mundo no está obligado a colmarlos
Nicolás Gomez Dávila

Etiquetas de este artículo
More from Ramón González Correales

Starmus: la música de la astrofísica

    Hay muchos mundos en este mundo de la misma manera...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *