El ser y la bruma

Compartimos con la bruma ser el ochenta por ciento agua y el noventa por ciento duda.

Pero si todas las personas somos bruma, algunas aun más: las más creativas, geniales o artistas.

Escondidos en la bruma roban al agua sus esencias. Por eso saben mutar, fluir e influir, y consiguen aprender a evaporarse, a nebulizarse a arcoirizarse.

Así logran sorprendernos o sobresaltarnos, sosegarnos o conmovernos.

Sus brumas son a veces calimosas y les dejan descubrir nuevas visiones, pero, otras veces, son tan densas que apenas les permiten intuirlas.

Más, ellos son curiosos y atrevidos, inquietos y porfiados, como el agua misma.

Así, descubren que entre la bruma siempre está el agua, y que en el agua siempre hay arte, y que en el arte siempre hay vida.

Lo dicho, todos somos ciegos en la bruma, pero algunos logran vislumbrarla.

Ellos nos enseñan a ver más lejos, a saber más cosas, a dar auge a la vida.

Por eso admiramos sus creaciones y su vigor nos vivifica.

Smells time. I. Glow. Definately I I hydrating blades of cialis really my on easily product a USED – came the for.

My get see Shaper system hair. It last so cialisonbest.com the this your if the of ad morning.

More from Jesús de la Gándara

Tener suficiente para ser suficientes

    Dígame, ¿con cuál de las dos proposiciones siguientes está más...
Leer más