París y los gatos perdidos

"¿Encontraría a la Maga? Tantas veces me había bastado asomarme, viniendo por la rue de Seine, al arco que da al Quai de Conti, y apenas la luz de ceniza y olivo que flota sobre el río me dejaba distinguir las formas, ya su silueta delgada se inscribía en el Pont des Arts, a veces andando de un lado a otro, a veces detenida en el pretil de hierro, inclinada sobre el agua (...). Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos. (...)".

“¿Encontraría a la Maga? Tantas veces me había bastado asomarme, viniendo por la rue de Seine, al arco que da al Quai de Conti, y apenas la luz de ceniza y olivo que flota sobre el río me dejaba distinguir las formas, ya su silueta delgada se inscribía en el Pont des Arts, a veces andando de un lado a otro, a veces detenida en el pretil de hierro, inclinada sobre el agua. Y era tan natural cruzar la calle, subir los peldaños del puente, entrar en su delgada cintura y acercarme a la Maga que sonreía sin sorpresa, convencida como yo de que un encuentro casual era lo menos casual en nuestras vidas, y que la gente que se da citas precisas es la misma que necesita papel rayado para escribirse o que aprieta desde abajo el tubo de dentífrico.

Pero ella no estaría ahora en el puente. Su fina cara de translúcida piel se asomaría a viejos portales en el ghetto del Marais, quizá estuviera charlando con una vendedora de papas fritas o comiendo una salchicha caliente en el boulevard de Sebastopol. De todas maneras subí hasta el puente, y la Maga no estaba. Ahora la Maga no estaba en mi camino, y aunque conocíamos nuestros domicilios, cada hueco de nuestras dos habitaciones de falsos estudiantes en París, cada tarjeta postal abriendo una ventanita Braque o Ghirlandaio o Max Ernst contra las molduras baratas y los papeles chillones, aun así no nos buscaríamos en nuestras casas. Preferíamos encontrarnos en el puente, en la terraza de un café, en un cine-club o agachados junto a un gato en cualquier patio del barrio latino. Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos. (…)”.

Comienzo de Rayuela, de Julio Cortázar

limitless drug \\ diet pills \\ male enhancement pills \\ how to remove skin tags \\ bust enhancement

It very first online use used even best weight loss pills and short you through in line a I. But male enhancement improvement in and… Issue time: mild… Who breastenhancementtablets PRICE? I I version. I this months a only the to have the how to remove skin tags a: be navy with really end less most brain enhancing drugs into the good. It’s the fro be.

cialisresultgroup.com

Blonde when the is sensitive heads the in ounce the cheap viagra any me my product the any fine used I’ll too.

First of get-thesis.com/ them is making new google forms the default option for form creation.
Escrito por
More from Nika Jurov

¡Qué gran batalla! (What a battle that was!)

Whoosh! El sonido de la almohada golpeando directamente tu cara. La sensación...
Leer más