La perra Gula y el paraíso

Había una vez un lugar llamado Paraíso en el que los seres prehumanos disponían de todo lo bueno y virtuoso sin tener que esforzarse. Todo era gratis, calentito, cómodo y seguro. En el Paraíso había de todo y con abundancia, y todo estaba al alcance de todos. Por eso sus habitantes apenas tenían necesidad de ocuparse de nada, ni siquiera de estar alerta, para sentirse cómodos, seguros y satisfechos. El guardián del paraíso no era ningún dios, sino una diosa fecunda y generosa, que se ocupaba de alimentar sus fuentes, caldear sus hornos y limpiarlo todo para que sus habitantes-hijos predilectos se sintieran cómodos, seguros y tranquilos. Y no había dolor, ni enfermedades, ni miserias, y, si acaso, como luego alegaron, era bastante aburrido.

 Cerca de ese lugar habitaba un dios malvado y envidioso que tenía como única compañera una gran perra, adornada con lo peor de todos los vicios, a la que llamaba “Gula”. Como el dios se sentía sólo y aburrido, y quería ir al Paraíso, para estar tan cómodo y ser tan admirado como la diosa madre de aquel lugar, le envió a su perra a modo de regalo y divertimento, y ella, ingenua, la aceptó.

Pero la perra Gula sedujo a todos los prehumanos con sus promesas tentadoras y viciosos hechizos. Enseguida la consideraron la gran dadivosa, la fascinante portadora de todos los remedios, la protectora de salud y del agua. Y la nueva divinidad alcanzó gran popularidad, y se hizo construir templos para su culto, en los cuales regalaba deseos y tentaciones, y enseñaba a colmarlos con vicios engañosos. Pronto aprendió que con sus artificios y seducciones podía infligir dolores y producir enfermedades, para luego prometer a los dolientes la salud y el gozo mediante sus perversas artimañas. Y así fue como se hizo tan grande, tan famosa y tan aterradora, que acabó con la paciente ingenuidad de la bondadosa madre del Paraíso.

Ésta, cansada de tanta malicie, un buen día la expulsó a la tierra exterior, y allí llegó cargada con sus divertidos vicios y peligrosos libertinajes, pero también había robado las fórmulas secretas de las virtudes del Paraíso. Y de esa manera, cargada de dones y miserias, de fórmulas mágicas y seductores remedios, llegó a la primera zona habitada por los seres terrenales, concretamente a una ciudad llamada Isin, en Sumeria, y enseguida puso en marcha sus hechizos y promesas, distribuyó tentaciones y dolores, perversiones y pecados, curas y remedios. Pronto la siguieron las personas humanas y la temieron y la adoraron, y por eso la llamaron “E-galmah”, que quería decir “La Gran Doctora”, y ésta adoptó como emblema la efigie de un perro de grandes dimensiones, afiladas garras y agudos colmillos. Y desde entonces se ha adueñado de todas las energías furibundas de la tierra, y ha gobernado las pasiones de las personas, y a pesar de que ha pasado mucho tiempo, y ya nadie recuerda cómo empezó todo, sus maldiciones y engaños siguen pesando sobre la insaciable humanidad y gobernando sus frágiles designios.

Y colorín colorado, así fue como los ingenuos y felices prehumanos se convirtieron en listísimos y agobiados humanos.

More from Jesús de la Gándara

El amor y las olas

  Días de oleaje, de marejada. De azucenas blancas coronando la inquietud...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *