La cité

Para los artistas del siglo XX, la ciudad tiene un fuerte poder de atracción estética. Disciplinas como la pintura, la literatura o el cine han encontrado en la metrópolis un tema privilegiado de inspiración.

La urbe que nace  de la Revolución Industrial  guarda entre los edificios una atmósfera plomiza de humo y suciedad. Se llena de fábricas, ruido y una multitud desorientada que se aleja cada vez más de sus raíces naturales. ¿Es esta impersonalidad la que atrae tanto a los artistas?

 Lo extraordinario es que la metrópolis, pese a sus feos edificios, su bullicio y todas las otras cosas que se le pueden reprochar, continúa siendo un milagro de belleza y de poesía, una fábula, la más multiforme y variopinta, jamás narrada por un poeta, una patria, una madre, que cotidianamente colma a sus hijos de alegrías siempre nuevas.

August Endell. La belleza de la metrópolis (1908)

 

Frans Masereel es uno de los artistas del siglo XX que le otorga a la ciudad el papel protagonista de sus creaciones. La cité (La ciudad) se publica en Francia y Alemania en 1925.  Es una novela sin palabras de 100 xilografías o grabados en madera.  Masereel nos pasea por una urbe moderna y nos descubre toda clase de personajes y escenas.

Convierte la metrópolis en un deambulatorio urbano donde conviven los gustos burgueses con la pobreza y la marginalidad. Óperas, cafés, circos, pero también fábricas, burdeles, manifestaciones y asesinatos.

¡Pintemos lo que está cerca de nosotros, nuestro mundo urbano…Las calles tumultuosas, la elegancia de los puentes colgantes de hierro, los gasómetros, que cuelgan entre blancas montañas de nubes […] las arlequinadas de las columnas publicitarias y por último la noche, la noche de la gran ciudad!

Ludwig Meidner. Instrucciones para pintar la gran ciudad (1914)

El último grabado de La ciudad es un cielo estrellado y un personaje que, desde la ventana de una buhardilla, lo observa sorprendido. Es la noche la que devuelve a la ciudad la belleza, la vuelve somnolienta y la duerme. Descansa para empezar dentro de unas horas la próxima jornada.

La editorial Nórdica Libros ha rescatado esta obra a la que muchos consideran el germen de la novela gráfica. Otro título que podemos encontrar de Frans Masereel es El libro de las horas, en la misma editorial.

Etiquetas de este artículo
Escrito por
More from Bea Peña

La cité

Para los artistas del siglo XX, la ciudad tiene un fuerte poder...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.