Conversación íntima con J.R.J.

Mírame Juan.

Mírame y dime:

¿Merecía la pena todo eso?

¿Merecía la pena que Marga Gil

se pegara un tiro por ti?

¿Merecía la pena las discusiones baldías

con el Conde de San Esteban?

¿Merecía la pena casi volver loca a tu mujer,

a la que tú decías que adorabas

con todas esas torturas en nombre del dios Silencio

y su lacayo Inspiración?

¿Y todo para qué?

¿Para escribir versos como Qué ruido

tan triste hacen dos cuerpos al amarse?

Eso ya lo sabe bien cualquier puta

y cualquier chapero…

No me vengas con cuentos…

No te excuses con que la culpa es de ellas, no tuya.

Tú les pones el poema en la mesa.

Cómo se administren la dosis es cosa suya.

Etiquetas de este artículo
,
More from Alfonso Vila Francés

Familia, amigos, animales

“Un modo complicado de sentirnos seguros, la familia”. Así reza un poema...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *