Tiempo de ternura para los Gainsbourg

El cuerpo de la mujer es un junco que se arquea voluptuoso en la cadera y languidece en el muslo bellísimo. Debajo no es difícil adivinar una piel blanca que las manos de él recorrieron mil veces hasta poblar su vientre. Las tres cabezas se apiñan con dulzura mientras ella susurra con boca carnosa secretos que el bebé parece conocer. El varón, mientras tanto, sonríe risueño entre sus dos mujeres.

¿Es la niña la que le guía con los ojos hacia los pechos de la joven madre, sabedora- como él- del gusto de sus mieles? ¿Promete otros placeres la mujer mientras rodea con los brazos a su pequeña cómplice?

 

La fotografía destila y despierta TERNURA, que es uno de los nombres y prodigios del amor .

 

 

Etiquetas de este artículo
More from Inés Praga Terente

El cartero ya no llama dos veces

Vivimos tiempos en los que el cartero ya no llama, ni dos...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.