Lindes y fronteras

 

Golf-Melilla-Palazón

 

Y dijo Dios: “Que se que se separen las aguas de los cielos, que se separen las aguas de la tierra. Y hubo cielos, y tierras, y mares, y eso fue bueno para la vida…”.

Más o menos así empiezan todos los mitos relacionados con el origen de la vida: con dioses, lindes y aguas. Los dioses crearon las lindes y generaron diversidades y mestizajes; los hombres las convertimos en fronteras, y creamos feudos y confrontaciones. Las lindes separan pero conectan, generan agrupaciones y vecindades. Las fronteras solo separan y alejan, generan patrias y divergencias.

 

frontera (1)

 

Vivimos tiempos de lindes y de fronteras. Lindes generosas para los emigrados que acogemos y fronteras ariscas para los transterrados que rechazamos. Lindes que son ríos que cruzamos por puentes seguros y fronteras que son mares peligrosos para la vida. Los ríos linderos simbolizan los retos y riesgos que tanto nos tientan a los humanos. De ahí que seamos tan hábiles tendiendo puentes como temerarios al cruzarlos. Los mares también nos incitan, por eso hemos inventado todo tipo de artilugios para surcarlos. Desde el lujoso paquebote a la mísera patera todos nos llevan allende los mares, donde la vida espera, o quizá la muerte.

 

De-frontera.-2

 

La vida humana ya está llena de lindes naturales y de fronteras artificiales. ¿Por qué entonces empeñarse en crear otras nuevas y absolutamente innecesarias? ¿Por ambición?, ¿por ignorancia?, ¿por fanatismo?… o ¿por querer ser como los dioses creadores de lindes?

Puede que en el fondo esa ansia de crear fronteras para luego poder atravesarlas solo responda a nuestro destino bípedo y trashumante, pues desde Ulises a Neil Armstrom, todos somos homo viator en pos de la última linde, la postrer frontera, el temido río Estigia que circunda el Hades, de donde una vez llegados solo logran salir los que, habiendo sido virtuosos y respetuosos con la vida, cuentan con la complacencia de los dioses.

Sin embargo, gracias a Virgilio y a Dante sabemos que los que imponen fronteras injustas, los poderosos opresores, los ricos corruptos y los fanáticos cegatos permanecerán en el Inframundo para siempre, vagando en las tinieblas tenebrosas… y allá se pudran.

 

1127_967_544

 

Etiquetas de este artículo
,
More from Jesús de la Gándara

La explosión de simbolismo: ¿arte regresor o arte degenerado?

Reflexión a propósito del documental “La cueva de los sueños perdidos” de...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *