Para en todas las estaciones

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ese furioso deseo

de herirnos y curarnos

con palabras y besos

que previamente han 

desgajado nuestra piel.

Fotografía: Alfonso Vila Francés

Ese silencio de 

reproches y culpa

familiar como la araña doméstica

colgada en una esquina del dormitorio

de siglo en siglo bajando a la cama

para comprobar que seguimos vivos.

Fotografía: Alfonso Vila Francés

Esa tristeza del nómada

que no puede ser feliz en el paraíso

aunque sabe que el paraíso

es la última mentira de la vida.

Y no hay tren que no acabe parando

en una estación sin nombre

donde caer en el embudo de los altavoces

del trasbordo feliz del billete abierto

del regreso.

Esa luz dulce de tus ojos

con su mancha de horror al fondo

dormido abismo de orgasmos

de terribles mordiscos cariñosos

de crujientes huesos momificados.

Fotografía: Alfonso Vila Francés

No puedo recordar ni el día ni la hora ni el lugar

porque cada día y cada hora y cada

playa y cada andén

y cada buen deseo sinceramente rabioso

se han lanzado contra tus caderas

en un desembarco suicida y esperado

bendecido por la araña sabia

bendecido por la guillotina de la persiana

bendecido por el revisor ausente

y el vago estudiante

y el que se cree que un piano es una escalera

y el que confunde sinceridad con ejecución sumaria.

Fotografía: Alfonso Vila Francés

Porque al final

ese furioso deseo de curarnos

y de herirnos

con besos y palabras

vuelve al recuerdo del verano

a la caja cerrada de los libros de contabilidad

a los teléfonos pendencieros

y los sobres tóxicos.

Fotografía: Alfonso Vila Francés

Y la tristeza del nómada

me envuelve con su escarcha

mientras el tren pasa una estación tras otra

y se acerca a velocidad constante

a la vía muerta.

More from Predeterminado del sitio

Días sin fútbol

La decisión más importante que tomé por aquellos días fue dejar de...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.