Antes del atardecer

Una buena conversación no tiene por qué terminar nunca. Puede comenzar por azar, en un momento cualquiera, crecer durante horas, detenerse, continuar al día…