¡Cielos!

¡Cielos, qué cielos!/ Prendidos de luz, prendados de color, preñados de púrpura efímera / Memorables fotomnésias emotivas. ¡Cielos, qué cielos! Prendidos de luz, prendados…

Augere

¡Que al menos sirva para algo a alguien! Ese es el espíritu de cualquier autor, que, de serlo realmente, debería ser capaz de alimentar…