Voló el viento frío y negro
sobre los días y los meses,
y encontró los ojos ciegos
y las manos fatigadas.

Llegó luego el aire leve,
empujó a un lado el desaliento,
arrimó discreto la ternura
y crecieron en los labios
alas verdes, verdes, verdes…


* El cuadro «Todavía y siempre» fue pintado por Yves Tanguy en 1942 y forma parte de la colección permanente del Museo Thyssen Bornemisza de Madrid.

Etiquetado en
Para seguir disfrutando de Jesús de la Gándara
El síndrome de Dunning-Kruger
La relación entre estupidez y vanidad se ha descrito como el efecto...
Leer más
Participa en la conversación

1 Comment

  1. says: Ricardo A. Celestino Mur

    Perfecta alusión a la renovación y la alternancia del tiempo,con compromiso y sin la intriga que pueda apreciarse en el lienzo del surrealista Tanguy.
    El arte se torna ahora cada vez más virtual,también de retazos,retales de discursos y cosas que no podemos enmarcar ya, donde la poesía continua siendo el medio para establecer lazos insospechados entre lugares,cosas y nosotros mismos.
    A una talla, en http://ricardo-cosillas.blogspot.com.es/?view=sidebar#!/2012/05/esculturas-narciso-la-talla-como-parte.html

    Árbol de verdes ramas,
    tronco desnudo. Nada
    apenas recuerdas, nada
    como maestro de aguas,
    como poeta,nada.Nada.

Leave a comment
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.