Brígida

Nunca me gustó el verano. No por el calor sofocante del pueblo durante más de nueve meses, a eso ya estaba acostumbrada. Tampoco por los insistentes mosquitos…