10 canciones fantásticas de 2014

Para más información, lea nuestro resumen musical y descubra los 50 mejores discos del 2014

1.- THE BLACK KEYS- ‘THE WEIGHT OF LOVE’

Puede que ‘Turn Blue’ no fuera lo que todos esperábamos de The Black Keys después de habernos endosado un disco tan condenadamente bueno como ‘El Camino’. Habiéndole dado un nuevo aspecto a su sonido, que luce ahora con más capas de teclado y efectos, lo cierto es que en algunos temas han perdido parte de su intransferible gancho, cosa que la crítica, y algunos fans, les han hecho pagar con puñaladas bastante exageradas.

Pero, si todo el disco hubiese estado al mismo nivel de su apertura, estaríamos hablando de un hito incluso superior a ‘El Camino’. Porque ‘The Weight of Love’ es una canción gigantesca, portentosa, donde el dúo se muestra totalmente seguro de sí mismo tanto en la escritura como en la ejecución. Y se nota en el resultado.

Se divide en tres partes: la primera, una introducción atmosférica pinkfloydiana, misteriosa y que atrapa; la segunda, una melodía que es todo seducción con estribillo puramente Black Keys, esto es, potencia, coros, determinación. Y finalmente, un festival de guitarras con devaneos eléctricos abrumadores. Un zénit incontestable. Este carácter progresivo tan bien estructurado, sumado a la riqueza de todas y cada una de las partes, hacen que el conjunto tenga tanto empaque, y sostenga con autoridad con el cetro de esta cosecha musical.

2.- WOODS- ‘FULL MOON’

Al igual que sucedió la pasada temporada, los autores del mejor disco del año no se han encaramado también a la cima del top de canciones, debido a la condición superlativa de la que ocupa el primer puesto. No obstante, los neoyorkinos Woods se llevan una merecidísima medalla de plata título individual.

‘With light and with love’ es tan bueno que cualquiera de las canciones que lo componen habría sido digna de figurar aquí. Delicadeza instrumental, sencillez pero no simpleza, armonías gráciles, melodías arrebatadoras. Todas las cualidades de las que hacían gala antes, pero esta vez limpias de ruido. Un disco que se disfruta desde su primera escucha y nunca deja de resultar agradecido.
De entre sus temas (insisto, podría haber sido cualquiera) he escogido ‘Full Moon’, quizás porque fue el primero que escuché; con esas voces tan cálidas y su hálito clásico, pero, sobre todo, por ese hilo conductor de guitarra que resucita al mismísimo George Harrison. Una maravilla.

3.- RIVAL SONS- ‘GOOD THINGS’

Medalla de bronce para un temazo de rock con clase.

Rival Sons, joven banda americana, son la reencarnación de Led Zeppelin, y salvo que a éstos últimos los ha consagrado el paso del tiempo, ellos no tienen nada que envidiarles. Misma plantilla instrumental y misma garra estilística. Hasta la voz de Jay Buchanan se parece a la de Robert Plant. Pero esta similitud no quita que sean todo un grupazo, capaces de dominarpor igual los guitarrazos y los toques suaves, los baladones y los trallazos sucios. Con potentes riffs, exquisitos colchones de teclado y batería y una línea melódica heredera de los clásicos, han entregado este año un señor disco llamado ‘Great Western Valkyrie’.
De él me quedo con ‘Good Things’, oda al carpe diem que es pura elegancia.

4- NACHO VEGAS- ‘ADOLFO SUICIDE’

Magnífica canción de Nacho Vegas, que ha retornado con fuerza a su particular universo triste en el estupendo ‘Resituación’. A pesar de la dureza del texto (qué nos íbamos a esperar del asturiano), el sonido es lleno y brillante, con abundante instrumentación muy bien escogida y ensamblada. Este contraste letra-música no sólo no choca sino que produce un inesperado y sólido equilibrio, desde los uh-uhs iniciales hasta el poderoso estribillo. Un tema redondo.

El vídeo, por otra parte, es bien digno de ver.

 

5.- FOXYGEN- ‘STAR POWER SUITE’

El puesto nº5 es para la representante de uno de los mejores discos de esta cosecha: ‘And Star Power’, de Foxygen. Dedicados a fusilar sin pudor toda la escena psicodélica y underground de los años 60 y 70 y después de una tentativa de ruptura, se han consagrado con un tercer disco tan autocomplaciente y excesivo como se pueda imaginar, pero también genial.
Sin ningún miedo a saltarse todas las reglas, han firmado un collage desatado donde cabe toda la gama de matices entre lo dulce y lo terrorífico, un artefacto en continua transformación que sorprende y desafía a partes iguales.
Los 4 fragmentos que componen la Suite que le da título son su punto álgido, un festín de instrumentos diversos, voces y ritmos que se entremezclan en un pastiche que remite nada menos que al medley de la cara B de Abbey Road.

En el enlace, la suite ocupa los minutos entre 15:06 y 24:10

6.- FIRST AID KIT- ‘HEAVEN KNOWS’

Lo de las hermanas Johanna y Klara Söderberg es digno de admiración. Suecas afincadas artística y estilísticamente en Estados Unidos (donde graban), han interiorizado las raíces de la americana hasta tal punto, que componen con mucha más hondura que muchos nativos del country. Tres discos estupendos ya en su haber, bajo la apariencia de First Aid Kit y sólo tienen 24 y 21 años, respectivamente. Un prodigio.

Su querencia más acusada es por las baladas, llenas de preciosas melodías y una perfecta sincronización vocal entre ambas. Sin embargo, redondean sus mejores canciones cuando éstas son animadas y festivas. Ya lo fue la magnífica ‘King of the world’, top 7 hace 2 años, y éste año, vuelven a reclamar su sitio, quedando en el puesto nº6 del 2014. ‘Heaven knows’ es otro magnífico exponente del gran trabajo de este dúo fraternal, al que le quedan muchas alegrías que depararnos.

 

7.- SIDONIE- ‘GAINSBOURG’

2014 ha sido un año muy bueno para la música producida en España, donde no ha faltado ni cantidad ni calidad (lo único que falta es que cambie el gusto del oyente medio, porque las listas de ventas y streaming en este país asustan).
Prueba de ello es ‘Sierra y Canadá’, séptimo disco de los ya veteranos Sidonie, sencillo pop indie en clave electrónica, sin trampa ni cartón, de estribillos inspirados y fácilmente recordables, variado en atmósferas y ritmos, y con una primera mitad estupenda. A ella pertenece ‘Gainsbourg’, canción que homenajea a su manera al inquieto Serge Gainsbourg, y se encarama al puesto nº7.

 

8.- TUNE YARDS- ‘WATER FOUNTAIN’

El puesto nº8 se lo lleva una canción vibrante, dominada por unas palmas y percusiones electrizantes y contagiosas y por la tremenda voz de Merrill Garbus, poseedora de una amplia gama de registros y desatada en el fantástico clímax. tUnE-yArDs son una de las bandas favoritas de los más modernos. En la onda de Dirty Projectors, se dedican a jugar con la estructura tradicional de las canciones rompiéndola a placer y sorprendiendo con toques tan extraños como sonoramente atractivos.
‘Nikki Nack’, su LP de este 2014, no llega a ser notable como álbum, pero el single ‘Water fountain’ es un señor temazo, directo y muy muy adictivo.
No os perdáis el delirante videoclip que lo acompaña.

 

9.- ELBOW- ‘CHARGE’

Elbow son una banda que factura rock maduro, muy elaborado, generalmente presentado en forma de canciones largas, que se desenvuelven sin prisa y no siempre siguen estructuras convencionales. Canciones que requieren no sólo el tiempo de escucha sino un proceso considerable de reposada digestión. Sólo así salen a la luz sus muchos matices, sus toques de refinamiento y gusto, el punto donde la banda se acaba desmarcando de la fórmula fácil de tantas otras.

‘The Take Off and landing of everything’ ha sido otro triunfo en su carrera, un disco que no brilla en exceso en la primera escucha pero va consolidándose con las posteriores. ‘Charge’, su segundo corte, asienta sobre una base constante a la que, desde su sencillez inicial, se le van añadiendo capas de sonido que hacen que la emoción vaya en constante aumento, destacando el precioso arropamiento de cuerdas, las protagonistas de la función.

 

10.- BISHOP ALLEN- ‘GOOD TALK’

En el puesto nº10 cierra la abanderada de un disco que fue minusvalorado por los críticos, a veces tan preocupados por buscarle tres pies al gato que cuando se les presenta una colección de canciones sencillas, veraniegas, sin mayor ánimo que el de alegrarte la tarde, las tachan de intrascendentes.

Lights Out, de Bishop Allen, no lo es en absoluto. Se compone de temas con melodías refrescantes, alegres, luminosas, con un cuidado exquisito en los arreglos, indie pop delicado y sutil para oídos agradecidos. ‘Good Talk’, la pieza elegida, es una maravilla donde absolutamente todo funciona, digna de ser disfrutada con la misma alegría de vivir que transmite.

Etiquetas de este artículo
More from Santiago Galán

¿Cómo es el folk de 2012? Father John Misty responde con 'Fear fun'

'Fear Fun' es un disco que, de haberse publicado en 1972, hoy...
Leer más

3 Comentarios

  • Disfruto a Nacho Vegas, y curioso, sólo una pieza en español.
    Qué será, supongo los gustos particulares, pero en fin, gracias por Nacho.

  • Maga, en un top internacional, donde la gran mayoría de lo que se escribe es en inglés, es lógico que también cope esta lengua muchos de los puestos. Como oyente español, pretendo estar más o menos al tanto de lo que se fragua aquí, y este año la cosecha ha sido tan buena que se han colado 2 canciones (la de Sidonie también está en español…). Por supuesto, si fuera francés, o italiano, portugués,o alemán, tendría más información y acceso a grupos que cantan en esas otras lenguas, y alguna otra canción también tendría su hueco aquí. Pero, al margen de artistas puntuales, no se prodigan por aquí discos de estas otras procedencias. Y con todo, seguro que en todos esos países, al igual que aquí, un buen número de artistas cantan también en inglés.
    Quiero decir con esto que este top es tan subjetivo e incompleto como se pueda esperar, y que es bien lógico que esté dominado por el inglés. Al margen de eso, espero que lo hayas disfrutado y te haya descubierto alguna de estas joyas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *