Tierra de nadie

Fotografía de Marcos Cebrián.

La angustia de los escarabajos peloteros al caer el sol de la tarde

 

Un asunto precipitado:

risas, nuestras voces diseminándose

sin control alguno de nuestra mente.

Ya no sé dónde terminan el día y la ciudad

si caminando tres baldosas, una farola,

diez transeúntes parecen intemperie.

 

Yerra, botella llena,

pensamiento claro.

 

Me hago ilusiones con las cosas más nimias

y la prudencia y la derrota se alían

para custodiarme de mi propia destrucción.

 

Escribo, camino, qué más da,

los dos cauces son lo mismo

en lo que de verdad importa:

sentir y dejarse llevar.

 

Y solo un detalle me mantiene en estado sólido,

que es misterio, escarabajo disecado,

estancia que no se puede franquear.

 

 

Sociedad insectívora

 

Otra vez ha vuelto a pasar:

han puesto precio a la cabeza de un hombre.

Una carta a mano alzada,

la vida, perfectamente mecanografiada,

han puesto precio al aire que respira

y ha decidido, como decide una mosca volar,

pagarse a sí mismo la deuda.

 

Otro hombre vendido, más carne al lecho.

La tierra acoge la venta con avaricia de casero.

Hoy tomarán una fortaleza sin defensores

y será fácil tocar sus cosas y respirar su aire:

Ha sido entregado en prenda de acomodo.

 

El suelo marca la sombra de su vuelo,

asfalto reconstruido ceniza a ceniza,

un albatros que no volverá.

Está anclado en los ejes del mundo mismo.

 

 

La luz es la caverna o la cueva platónica vuelta de piel inversa

 

El amor es una estría olvidada

que incluso disipada en contra de la apariencia

penetra la carne y la agrieta

como una bomba de fragmentación desgarra

miles de miembros de sus cuerpos candentes.

 

La amistad es la palabra que cura

cuando todas las asperezas nos han arrancado

las vísceras

y ya no nos quedan uñas con las que combatir la vida.

 

La luz es un bálsamo que quema e inunda

y que da vida y muerte en iguales proporciones.

 

Por eso los platónicos miran al sol,

para quedarse ciegos al volver a la caverna,

y los cautivos inventamos bombillas

para hacernos tímidos compañeros de la indulgencia.

 

 

*‘Tierra de nadie’ fue presentado el pasado 15 de marzo en la FNAC de Zaragoza y quien esté interesado en adquirir un ejemplar puede hacerlo en librerías.

La imagen que acompaña los poemas es de Marcos Cebrián.

Etiquetas de este artículo
,
More from David Lorenzo Cardiel

Que se mueran los feos

Saliendo de la plaza del Ayuntamiento y girando a mano izquierda encontrarán...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.