Erich Mendelsohn, casa Rusell, San Francisco, 1951

Erich Mendelsohn (Allenstein, Prusia oriental, 21 de marzo de 1887 – San Francisco 15 de septiembre de 1953) fue un conocido arquitecto del siglo XX, máximo exponente de la arquitectura expresionista, que experimentó incansablemente durante años y sin muchos reconocimientos críticos.  Y este es en parte el problema historiográfico que ha dificultado la ubicación del arquitecto Erich Mendelsohn: su voluntad expresionista, que le aleja de la dogmática propia del Movimiento Moderno. Parte de estas dificultades expresadas son expuestas por Bruno Zevi en su trabajo de 1982, Erich Mendelsohn, donde deja ver ese carácter aislado e independiente de nuestro hombre, circunstancia que dificultaría su adscripción estilística y formal. 

De tal forma que Zevi establece algunos puntos significativos de esa dificultades: a) su formación cultural, sin ascendencia alguna y sin maestros, casi exenta de influencias externas; b) su relación con el expresionismo de Die Brücke y Der Blaue reiter que confirma el carácter distinto de su búsqueda de desestructuración lingüística; y c) su anti funcionalismo, que le aparta del escaparate de las posiciones bendecidas por la historiografía al uso. Estas tres posiciones son las que lleva al historiador italiano a enlazar las trayectorias de Mendelsohn con las del músico Arnold Schönberg. “ambos vivieron como extranjeros en su propia patria y se enfrentaron, más tarde, con el exilio: Schönberg se trasladó de Viena a Berlín y después a París y a Los Ángeles, Mendelsohn de Berlin a Londres, Jerusalén y San Francisco”.

Mendelsohn estudió ciencias económicas en la Universidad de Múnich antes de decantarse por la arquitectura, ya en 1908. Comenzó sus estudios en la Universidad Técnica de Berlín, aunque regresaría más tarde a Múnich para graduarse cum laude en 1912. Durante su etapa de estudiante, aprendió de maestros como Theodor Fischer, con influencias neoclásicas y del Jugendstil, en particular de Joseph Maria Olbrich y de Henri Van de Velde. Por otro lado, y como ya se ha dicho también entraría en contacto con los grupos citados de artistas expresionistas. En todo caso siempre existió un arquitecto al que Mendelsohn veneró de forma especial, el estadounidense Frank Lloyd Wright, de quien fue amigo personal.

Durante la 1ª Guerra Mundial es enviado al frente ruso donde comenzará su serie de dibujos imaginarios. Los bocetos que enviaba desde el frente ruso —algunos dibujos del tamaño de un sello de correos— serán la base de lo que construirá después. Los dibujos se expondrán en la galería Paul Cassirer de Berlín, en 1919, dándose a conocer como arquitecto aún sin haber construido ningún edificio. Tras establecerse en Múnich como arquitecto en 1915, contraería matrimonio con la cellista Luise Maas. A través de ella conocería a otro aficionado al cello, el astrofísico Erwin Finlay-Freundlich cuyo hermano era el director del Kaiser Wilhelm Institut für Physikalische Chemie und Elektrochemie (hoy el Instituto Fritz Haber) del Instituto Max Planck, Mendelsohn tuvo la oportunidad de proyectar y construir su obra cumbre, la Einsteinturm o Torre Einstein. Considerada como una de las obras maestras del expresionismo arquitectónico, fue terminada en 1921 e inaugurada en 1924 y le valió a Mendelsohn ser considerado el único arquitecto revolucionario nato de su generación. No sólo se trata de una obra impactante, dentro del mismo expresionismo que caracteriza los numerosos edificios imaginarios dibujados por Mendelsohn en los años anteriores a la realización de este proyecto, sino que además es un observatorio astrofísico capaz de cumplir hoy las funciones que le son propias.

Chicago 1940 Mendelsohn, Peterhans, Hilberseimer y Mies

La Torre Einstein fue también la respuesta al interrogante sobre el talento práctico y constructivo de Mendelsohn. La obra fue financiada por el Estado prusiano y por aportaciones privadas y, aunque Mendelsohn tuvo que aceptar una serie de condiciones impuestas por el destino práctico del edificio -telescopio y laboratorio-, gozó de suficiente libertad para diseñar los detalles y disponer las habitaciones accesorias y los accesos a la torre. la Einsteinturm fue concebida para ser edificada en hormigón -en la mencionada entrada pueden verse los problemas técnicos durante su construcción-, material que permitía, según Mendelsohn, explorar toda la dimensión escultórico-artística del arte arquitectónico. Bruno Zevi también ve en el observatorio un homenaje a la Teoría de la Relatividad y la expresión de “una cuarta dimensión”: “Aquí el factor tiempo es intrínseco a la formación del objeto, que brota …y se apodera del espacio”. Einstein mismo, según se cuenta, no permaneció insensible ante la construcción que lleva su nombre y exclamó, según dicen, ‘¡orgánico!’ al verla por primera vez. Y esta una de las constantes de la obra de Mendelsohn que incapaz para ubicarse en universos preestablecidos, hay que recurrir a los expedientes del Expresionismo, del Organicismo y del Movimiento

Erich y Luise Mendelsohn, 1935

Tras la Primera Guerra Mundial se estableció en Berlín. Pronto adquirió reputación, por lo que su obra sería publicada en 1924 en Wasmuths Monatshefte für Baukunst. Ese mismo año fundaría el grupo Der Ring, junto con Mies van der Rohe y Walter Gropius. En 1928 inició el proyecto de su casa en Rupenhorn, que junto a la casa Sternefeld (Charlottenburg, 1923), componen las escasas contribuciones de Mendelsohn en este campo en su etapa alemana. 

En 1925 Mendelsohn publicó un libro titulado América, el álbum fotográfico de un arquitecto. El libro contiene las fotos que Mendelsohn tomó o consiguió en su viaje a los Estados Unidos, a lo largo de 1924. Según explica Michele Stavagna, una de las fotos en el libro de Mendelsohn la tomó Fritz Lang, el director de cine. Lang viajó con Mendelsohn en el mismo barco y juntos visitaron Nueva York. Luego Mendelsohn siguió su viaje hacia Buffalo, Pitsburg y Detroit. Ahí se encontró con el arquitecto Knud Lönberg-Holm, quien tomó 16 de las fotos del libro. Lönberg-Holm había nacido en Dinamarca en 1895 y emigrado a los Estados Unidos en 1923. De Detroit Mendelsohn siguió a Chicago, donde lo esperaba su ex-asistente en el proyecto de la torre Einstein: Richard Neutra. Neutra trabajaba en el despacho de Frank Lloyd Wright y arregló un encuentro para que se conocieran. Como muchos otros arquitectos europeos, Mendelsohn admiraba a Wright. Mendelsohn se quedó en Taliesin con Wright un par de semanas.

Torre Einstein

El libro de Mendelsohn no es sólo un álbum fotográficoes el libro de imágenes de un arquitecto, un manifiesto sobre la nueva ciudad y la nueva arquitectura construido con fotografías tomadas en distintos lugares y por distintos autores que construyen retroactivamente una ciudad posible. Stavagna escribe que se trata de “una obra complejamente estructurada, cuyo objetivo final es explicar una visión nueva sobre la ciudad contemporánea. Esa nueva visión debe representar el probable desarrollo futuro de los fenómenos urbanos que concuerdan con las ideas de la nueva arquitectura moderna.” Por su parte, Jeremy Kargon escribe que “en el caso de Mendelsohn, la fotografía fue una herramienta significativa para sus narrativas basadas en sus viajes. Su uso de la fotografía denota la inversión de la relación típica entre edificio y paisaje. En vez de haber buscado inspiración para nuevas formas en la naturaleza, las imágenes de Mendelsohn evocan un mundo en el que los artefactos técnicos parecen constituir el fondo sobre el cual la nueva arquitectura puede emerger —o no.

El ascenso de las tendencias antisemitas en Alemania provocó que, al ser Mendelshon judío, tuviera que emigrar a Inglaterra en la primavera de 1933. Sus bienes fueron confiscados por los nazis, al tiempo que se le expulsaba de la Unión de Arquitectos de Alemania y de la Academia de las Artes de Prusia. En Inglaterra comenzó su colaboración profesional con Serge Chermayeff, que continuaría hasta 1936. Gracias a su amistad con Jaim Weizmann, que posteriormente sería presidente de Israel, comenzó varios proyectos en Palestina en 1934. La tierra prometida le cautivó. En sus conversaciones con el futuro presidente del Estado de Israel, Mendelsohn expresa la necesidad de una arquitectura que contribuya a dar prestigio a la causa judía. Su monumental proyecto para la Universidad Hebrea de Jerusalén en el Monte Scopus en Jerusalén no se realizó por completo. En 1935 abriría un estudio en Jerusalén. En 1938, una vez disuelta su oficina de Londres, adquirió la nacionalidad británica y cambió su nombre de pila por Eric. Mendelsohn resumía así su trayectoria profesional hasta este momento: “En Berlín necesité veinte años para afirmarme; en Londres, dos y, aquí (en Palestina), dos meses”.

Casa Russell interior

En 1941 se trasladó a los Estados Unidos, donde viviría el resto de sus días. Durante la Segunda Guerra Mundial, dada su calidad de inmigrante, su trabajo se limitó a conferencias y publicaciones, así como asesor ocasional del gobierno federal. Una vez acabada la guerra se estableció en San Francisco, donde realizó varios proyectos sobre todo para la comunidad judía, hasta su muerte en 1953.

La casa Russell obra de 1951, es una de las piezas arquitectónicas destacadas de la ciudad de San Francisco, que configura cierta  extrañeza formal, en la medida que no es ni una casa a la europea, ni una casa a la americana. Como si Mendelsohn fuera consciente de la particular encrucijada en la que se hallaba en los años finales de su trayectoria. Y ello pese a la proximidad formal sentida por Mendelsohn, cerca del mundo del Frank Lloyd Wright, con el cual mantuvo una prolongada relación desde 1914. La casa  fue construida para Madeleine Haas Russell, la bisnieta del fabricante de pantalones Levi Strauss y heredera de la fortuna de la familia Haas. Ubicada en el rico barrio de Pacific Heights. La casa Russell es la única obra residencial construida en los Estados Unidos por Mendelsohn, y es una de sus últimas creaciones. 

Erich Mendelsohn, Frank Lloyd Wright y Richard Neutra, 1947

La casa tiene cuatro pisos y dos alas que forman una L que crea un gran patio a nivel del suelo. Este patio ocupa todo la parcela y se extiende por debajo del ala principal de la casa convirtiéndose en una terraza con vista a la Bahía de San Francisco en el extremo norte. El ala este-oeste contiene cocinas, cuartos de servicio y otras áreas de servicio en el primer nivel, así como un garaje de nivel inferior debajo. Mendelsohn aprovechó las magníficas vistas existentes de la Bahía de San Francisco y del Golden Gate Bridge desde este sitio elevado, al colocar a lo largo de la dirección del eje norte-sur, el ala principal que contiene áreas de comedor y sala de estar, y dormitorios, respectivamente. El elemento más llamativo y dramático de la casa, ubicada en la esquina noroeste del nivel superior, es la sala de estar circular del dormitorio principal con ventanales que dan a la Bahía de San Francisco. Estructuralmente, el piso principal consiste en una plataforma con marco de acero. Por encima de este nivel, la casa fue construida con la típica construcción local de marco de madera y terminada con revestimiento de secoya californiana.

Para seguir disfrutando de José Rivero Serrano

Haus am Horn, Muche y Meyer, Weimar, 1923

El debate sobre la Arquitectura y sobre su enseñanza no se plantea...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.