Dire Straits, 22-23 de Julio de 1983

¿Quién lo iba a decir? La que fue probablemente la mejor banda de rock de la historia, en términos de calidad musical objetiva, estuvo compuesta por gente blanca, físicamente poco atractiva, que no destrozaba nada en los conciertos, que no buscaba la provocación ni el escándalo, de melodías y armonización relativamente suaves y tristes, nativos de Glasgow y no de la loca y calurosa California, de portadas conceptuales en vez de agresivas o estridentes, intencionadamente dirigidos igualmente a jovenes que a mayores, correctos, pulcros, precisos, brillantes… En estos días se cumple el treinta aniversario de la grabación de Alchemy, el gran directo de los Dire Straits (pasándolas putas, o atravesando apuros en inglés, en conocida alusión a sus orígenes) que se publicó poco después del magnífico Love over gold y antes del famosísimo Brothers in arms. Mark Knopfler había sido profesor de literatura inglesa, y eso se nota incluso en sus muchas letras dedicadas a la trastienda del emporio rockero mismo. Alchemy contiene lo más selecto de los temas del grupo hasta entonces, pero lo que sorprendió fueron los desarrollos, la complejidad a que fueron llevados con tremendo dominio por parte de todos en aquella memorable ocasión. A Sultans of Swing le salió una cola -o una coda- que la engrandecía aún más, Tunnel of love o Once upon a time in the west, en cambio, se calzaron un sombrero ajeno que le sentaba de maravilla a su nocturna majestuosidad, Private investigationsGoing home y, sobre todo, una sinfonía cosmogónica, Telegraph Road, ponían la carne de gallina al oyente sin descanso durante interminables minutos de gozo perfecto…

 

 

Y es que, al menos tal como yo lo experimento, la misteriosa virtud de los temas, largos o cortos, de los Dire Straits, está en algo así como la Anámnesis platónica. Quiero decir que uno vuelve a la canción sabiendo que le gusta, sección por sección, nota por nota (y los punteos mismos son todo menos arbitrarios: improvisar aquí sería sacrilegio), pero no la recuerda con detalle hasta que llega cada pasaje, que entonces se vuelve necesario como un teorema matemático y emocionante como el primer amor. Un tal amor, por encima del oro, el rock transfigurado en música pura: alquimia…

 

Etiquetas de este artículo
More from Óscar Sánchez Vadillo

Narratosaurius Rex: La Hegemonía de la Novela, I

  “Que la excelsa musa cante los amores del Olimpo: nosotros no...
Leer más

36 Comentarios

  • “Calidad musical objetiva”? No acabo de entenderlo 🙁 No es más fácil decir que te gustaba? Hombre, a mi me gustaban mucho, pero decir la mejor banda de rock de la historia…. Igual a alguno le sangra la úlcera estomacal 😉
    No me lo tomes a mal porfa, sólo que he alucinado un poco habiendo una lista enorme de grupos de rock tan legendarios y lleno de “blancos” exclusivamente

  • Inaceptable. Nadie niega que Dire Straits tuvieron su momento, pero con el tiempo (el verdadero juez de lo que se convierte, o no, en obra maestra) aparecen como un grupo plomizo, aburrido y repetitivo.

    Como quizas se trata solo de un problema de inmadurez musical te recomendaria que probases con algun disco de The band, Tom Petty, UFO, Saxon, Neil Young o CSNY por poner los primeros que me vienen a la cabeza. Es posible que te haga reconsiderar frases tan inapropiadas (hablando de este grupo) como lo de “Calidad musical objetiva”

  • Lo siento eh, pero están a años luz de ser la mejor banda de rock, ni objetivamente ni subjetivamente ni leches.

    Objetivamente, los mejores son los que han ejercido una influencia. Dime si Dire Straits crearon escuela, como si lo hicieron muchos otros (Beatles, Stones, Who, Led Zepp, Pink Floyd, Clash, Sex Pistols, etc etc etc etc …..)

  • ¿Que es eso de “en terminos de calidad musical objetiva”? No sabia que existiese. A mi, personalmente, Dire straits siempre me ha parecido un zurullo. Ah, y ellos, unos moñas. Saludos.

  • Sí, es una expresión enfática, pero que se corresponde con que de verdad pienso que no es que me guste sin más. También me gusta Mannish boy, de Muddy Waters, pero es todo el rato igual. O, por hablar de grupos blancos legendarios, Deep Purple jamás contiene la medida de sorpresa de un tema de Dire Straits. Una vez se escuchan los primeros compases, la cosa está prácticamente decidida para bien o para mal. Y no niego que lo mismo Mannish boy es rítmicamente más interesante, por ejemplo. Mas, en conjunto, uno escucha un corte de Dire Straits como quien se adentra en un paisaje bello y variado, mientras que con Deep Purple lo que encuentras es un inteligente latigazo y basta.

    (A propósito de esto, cualquier comparación del talento de Knopfler con leyendas cercanas como Clapton, aún reconociéndole su lugar a este último, me parece casi ridícula).

  • Lo de calidad musical objetiva me ha matado. Osea, con ello quieres decir que hay un consenso de aprobación de música sobre el papel y no sobre el gusto de la gente. La música simple en esencia puede ser tan buena o mejor para unos como para otros no.

    Si con calidad haces apología a la complejidad (que muy seguro que sí) lo comprendo pero establecer bases universales sobre tus gustos personales no.

  • Hay algo que no es dudoso: Alchemy fue el mejor disco para una generación. Accedimos a él con esa etiqueta y lo vivimos con esa emoción. Desde la recuperación de la humildad, desde la asunción de la finitud comparada de cada dinosaurio, sigue pareciendo cierto que ningún grupo es Dire Straits y ningún disco es Alchemy. Ningún otro parece dar al concepto de rock progresivo ese carácter, esa sensación de ser clásico y completo, sin necesidad de estridencias porque ha alcanzado la forma en que lo logra todo, contar narrativa y formalmente. Y ningún descubrimiento de los temas conocidos, uno tras otro, es su redescubrimiento, su versión verdadera, lo que uno espera de un concierto y siempre tuvo la música clásica: la aparición del tema en toda su magnitud.

  • Por supuesto que existe la posibilidad de una “calidad musical objetiva”: objetivamente, la música de Beethoven o Mozart es mejor que una base de rap. Y no hay más. Ahora bien, quizá se ha extralimitado nuestro autor al afirmar tal cosa sobre Dire Straits sin mostrar el por qué de su afirmación, o dar referencias.

  • ¡Qué rápido atacáis todos justo a la carnaza! No obstante, nadie propone alternativas creíbles… (no sé, Pink Floyd o Beach Boys, por la complejidad, vale, o así). Desde luego que no quiero universalizar mis gustos, pero, insisto, no es sólo mi gusto cuando a todos nos pasa que no le vemos fácilmente otros pretendientes a este trono…

  • “probablemente la mejor banda de rock” les queda un poco grande, para mi gusto. dónde quedan rainbow, led zeppellin, bad company, pink floid, deep purple, los rolling o ac-dc (a estos también les queda grande el apelativo) y tantos otros . de todas formas, el rock es cosa de blancos desde el tiempo de elvis y jerry lee lewis (chuck norris fue un accidente)

    Sí, exagero.

    telegraph road me gusta mucho más en estudio. igual que once upon a time in he west y private investigations. creo que los arreglos que tienen se aprecian peor en el directo, pero es igual. solo la versión de sultans of swing (o de romeo &juliet. vaya temazo) ya merecen un disco; pero el resto no desmerece en absoluto. probablemente de los mejores discos que se hayan grabado en la historia de la humanidad (por sumarme al entusiasmo)

  • Hombre, este post tan sólo pone de manifiesto cierta falta de cultura musical y, sobre todo, la opinión de alguien muy impresionable.
    Dira Straits? Una buena banda de pop-rock, por lo demás, ni de lejos una de las grandes de la historia, a cada uno lo suyo.

  • Si. La mejor banda de rock de la historia sin dudas. Y en su mejor momento. Se puede intentar llegar a esta calidad, pero superarla se ha demostrado imposible antes y después de este disco.

    Acostumbrado a mis discos y camisetas de los Zeppelin, Deep Purple, los Stones y compañía yo también denosté a Dire Straits durante un tiempo. Eran unos tipos demasiado normales, cuya vida se alejaba de cualquier estridencia mediática, de cualquier pose rockera. Corregí mi error el día que presté atención a este disco hace mas de 20 años.

    No he vuelto a escuchar ni a experimentar nunca nada parecido.

  • está claro que la condición de “generacional” del Alchemy distorsiona un poco nuestra capacidad de juzgarlo. Para muchos fue el primer disco verdadero y completo. El primero que, ni era una moñada ni requería, para comprender su valor, de una contextualización histórica. Tal vez se alimentaba demasiado de logros del pasado, pero los que crecimos con él y de él sentíamos, lógicamente, que eran los anteriores los que intentaban imitarlo.
    Lógicamente esta apreciación era falsa, pero también lo es que hay algo especialmente maduro en la música de Dire Straits, con el Alchemy como su máxima expresión, que en cierta dimensión ridiculiza a otras cumbres del rock y del directo. La ausencia de temas y contenidos insustanciales deja atrás, quede claro que en ese sentido, a bandas como Yes, Jethro Tull o lo spropios Rolling Stones, demasiado sensibles a escribir por capricho, frivolidad juvenil o gusto intelectual provinciano.
    Precisamente de otra forma de provincianismo pecan los Straits. Esa sensación de que llegaron tarde y sin fuerza, de que aprovecharon la retirada del gran rock de los 70, de que no dijeron nada que no estuviera dicho, parece emanar de una cierta falta de perspectiva histórica o ambición artística.
    Queda en el aire la gran pregunta: ¿tenían cojones los Dire Straits? Si me preguntan por un rock que sea gran arte diré que The Wall habla de todo, a cualquier generación y en cualquier parte del mundo, y que el Alchemy, al lado, es sólo la hermosísima epopeya que conforma una perfecta mitología de terruño.

  • De repente, aparecen los comentarios del 2 al 4, pero sólo el tercero tiene criterio. Porque, efectivamente, la descendencia es un criterio, pero no siempre positivo. Suele ocurrir al contrario, que eres un Beatle y te reivindica Oasis. Y en un mercado que vende originalidad no es como en ciencia o filosofía. Además de que hay que calar rápido y demás, no tomarse el tiempo de antes. ¿Qué radiofórmula patrocinaría hoy Thick as a Brick, por ejemplo?..

  • Enhorabuena Óscar, gurú de la provocación.
    Dire Straits es como Verdi, que entusiasmaba a las lavanderas igual que a las cortesanas. No hacía falta tener cultivado el oído para poder saborearlo. Yo creo que por ahí van los tiros al hablar de este judío de origen húngaro llamado Knopfler, posiblemente más astuto e inteligente dentro de su común “normalidad” de lo que muchos creen. Sea como fuere, ahí está pasándoselo en grande sin parar de tocar pasados los sesenta con quien le sale del pie. Silba o llama por teléfono a quien quiera, y ahí que toca con él. Ya es leyenda viva.

  • Pues creo que ha quedado muy bonito todo esto, gracias a todos. Si subrayáis el “probablemente” en vez de el “objetiva”, parece que hay bastante unanimidad. El homenaje queda consumado, que es de lo que se trataba. Y, como dice otra posterior…

    And after all the violence and double talk
    There’s just a song in all the trouble and the strife
    You do the walk, you do the walk of life, yeah he do the walk of life

  • Al escribir de música o de cualquier otro arte, es normal emplear un enfoque apasionado que, sin llegar a lo hagiográfico, ensalce la obra del artista que admiramos. Nada que objetar. Dire Straits y Knopfler han hecho méritos suficientes para que su obra esté entre los aspirantes al trono. Además de la calidad musical, hay que resaltar el carácter popular y universal de Knopfler y Dire Straits. Ahora bien, considerando solo el rock, música a la que me siento algo ajeno, la producción de calidad es tan vasta que cualquier intento de establecer un canon me parece condenada al fracaso. ¿Habría que considerar la popularidad entre los atributos? A mí me parece meritorio que una música de calidad llegue a todo el mundo, pero no por ello dejo de apreciar otras músicas más elitistas. Hace unas semanas vi una actuación grabada de Steve Vai. Es un excelente guitarrista que hace una música que esquiva las fórmulas más populares. Rápidamente te das cuenta de que intenta decir algo nuevo. Como él hay muchos otros desconocidos para el gran público. Por otro lado, viendo los comentarios, aprecio un rodillo cultural anglosajón. Dire Straits, los Rolling o los Beatles son lo que son porque detrás de ellos hay una maquinaria publicitaria que no tiene parangón en la historia de la humanidad. Entonces, para mí lo de mejor solo lo acepto si está implícito que hablamos exclusivamente del universo anglosajón. Cheo Feliciano es tan buen crooner como Frank Sinatra, pero el ser puertorriqueño le sitúa en desventaja. En las últimas semanas he estado oyendo 50 temas del pop coreano y además de sorprenderme, me han dejado más claro que somos víctimas del etnocentrismo impuesto por el rodillo de la industria cultural norteamericana, lo cual no obsta para reconocer su contribución a la cultura del SXX, empezando por Hank Marvin, el ídolo de Knopfler.

  • Conforme con la existencia del rodillo, que es obvia y omnimoda. Y Steve Vai… lleva mucho en esto y lo tengo todo, ya tocará Passion and Warfare, si hay oportunidad.

  • -queen es mejor. en todos y cada uno de los aspectos. también en el que se refiere al espectáculo (que igualmente importa)
    -el rock es cosa de blancos anglosajones. fórmula 5ª, los bravos o Maná avalan esta afrimación. y dire straits no es rock. y dire straits no es solo mark knopfler
    -mark knopfler imita cantando a bob dylan que a su vez imita a jj cale.
    -mark knopfler no es humilde. es un soso (para quienes duden de tal, que escuchen “sailing to philadelphia” si tienen paciencia)
    -la radiofórmula no sirve para definir la calidad (si no, dentro de 20 años habrá un post afirmando que justin bieber es el mejor rockero de la historia. ay)
    -wildus debería escuchar con atención a los grupos que llevaba en las camisetas para descubrir-los como hizo en su día con dire straits (qué envidia. quién pudiera redescubrir el disco IV de zeppellin)

    y si de verdad se le quiere rendir homenaje a knopfler, hoy mismo va a tocar en las ventas. danzad, danzad, malditos. ah, no. danzad no, que es mark knopfler en solitario. sestead pues!

  • Creo que hablar de los Dire Straits y hablar de Knopfler por separado no cuenta. Se sabe que los músicos que componían la banda eran buenos. Pero no habrían pasado a ningún lado ni los recordaría nadie como por ejemplo al gran Steve Ferrone o Denny Carmassi, si no hubieran tocado en Dire Straits. La obsesión de Mark Knopfler por todos los sonidos más allá de la banda hablan de lo que se logró y del sonido pulido y esmerado de sus discos que fue acrecentando hasta llegar al último LP. Luego si se sigue la carrera de Knopfler como solista se sigue en la línea de esa evolución. No voy a polemizar si fueron o no la mejor banda de la historia. Quizás, lo bueno está en destacar lo que hicieron. Y nada más. No hablamos de una banda “one hit wonder”. Ni tampoco de los rolling stones o ramones (por citar algunas bandas que se als considera influyentes por tener mas de mil bandas alrededor del mundo que los copian). Simplemente se destaca la obra que lograron, y el sonido que en el contexto en el que estaban (recordemos, año 1983) no se conseguía en muchos otros discos. Luego de eso, avancemos con las opiniones personales.

  • Alchemy. Obra Maestra de principio a fin. Cumbre Rock del artesano Knopfler y su banda. Un genio de la guitarra, del sentimiento, de la poesía y de la composición. Y un espíritu libre e independiente en el maquillado mundo del Rock. Músico contracorriente en sentido estricto (no en el que adorna la palabra) que nunca siguió moda alguna. Tan sólo hacía lo que le apetecía en cada momento. Y en aquellos años el Rock le corría por las venas. Aquello no era sólo una descarga de adrenalina, que también. El tipo tocaba como los Angeles y los desarrollos de los temas te robaban el alma para siempre!!!

    Bendito Alchemy. Benditos Dire Straits.

  • El post pone de manifiesto la falta de cultura musical de alguien muy impresionable???????
    Ciertamente, se me antoja complicado desmontar un argumento tan bien hilado. Se me ocurre que la mejor manera de rebatirlo sea escuchando el propio Alchemy de los Straits.
    De mucho de lo aquí leído se deduce que aquel al que el Alchemy le parece la Biblia del Rock, o una de ellas, ha llegado a esa conclusión por su desconocimiento de otras obras de mayor calado.
    Después de media vida asistiendo a una media de 50 conciertos al año. Miles de discos escuchados. Cientos de horas practicando con mis guitarras y tocando en bandas de rock y blues (de medio pelo, lo admito). En fin, tras tanto tiempo dedicado a la música, me he debido de perder algo, o mas bien todo.
    Acepto que esto pueda ser así. Y estaría bien que uno de estos sabios de la historia del Rock me guiarán por el camino correcto. Ante tal mediocridad no les será muy difícil ponerme ejemplos de obras que le hagan sombra. Quedo a la espera de respuesta.

  • Una auténtica obra maestra y demuestra como se puede llevar la música en directo a la perfección.La versión en dvd o blu-ray espectacular.
    Un saludo.

  • Posiblemente no han creado escuela porque nadie ha podido imitarlos. Dire Straits eran Dire Straits y punto. En cuanto a lo de que era un grupo “aburrido”, no puedo compartir esa opinión, más que nada porque no es cierta. Aburridos pueden ser hasta Iron Maiden. Todo depende de si te gustan o no.

    Hay cientos de imitadores de guitar heroes, y por extensión de sus grupos, guitarristas y grupos más o menos consagrados que un día pusieron el oído en uno de sus ídolos y tocaron igual que ellos. De Mark Knopfler no conozco a nadie que haya logrado el éxito imitándolo. Quizás porque es inimitable.

    Quizás lo bueno (y lo malo) de Knopfler es que en su día dio carpetazo a una banda que nos dejó, habiendo parido un montón de temas de excelente calidad y factura, a medias, esperando más discos (no más calidad). Y se lanzó en solitario a tocar lo que le place, sin escuchar consejos de nadie y huyendo de modas, como ha hecho siempre.

    Y todo lo hizo en silencio, sin pompa, sin fuegos artificiales, paso a paso, desgranando cada nota, cada sonido que formaban parte de aquellas canciones. Posiblemente ese carpetazo al que me refería antes vino dado porque se empezaban a vislumbrar esas muestras de pomposidad que él nunca quiso ni deseó.

  • Pues yo también estoy de acuerdo en que ha sido uno de los mejores grupos de rock de la historia, para mí posiblemente el mejor. Me gustan muchos grupos y comprendo que la “competencia” es dura, pero me quedaría con ellos y dos o tres más como los mejores.

  • Bisbal, mas allá de él ya no hay nada , solo agujeros negros

    😉

    Dire Straits forever, y a quien les parezca aburridos, que se ponga un disco de The Who y se beba un cola-cao con grumitos.

    A mi me parece una banda enrome, ¿Qué no ha infuenciado?
    ¿Cuántas bandas de tributo de los Dire Straits quieres que te ponga?
    Ah!! que las bandas de tributo no valen,pues entonces escucha a War on drugs, que imagino que habiendo tanta cultura musical aquí, se conoce sobradamente el grupo. ¿O no?., el literato musical no pasa de The who , Eric Clapton , Neil Young, y los grandes archiconocidos hasta por los seguidores de Operación Triunfo?.

    En fin… lo que esta de moda es coger un gran grupo y denostarlo a base de las mismas formulas repetitivas de melómanos facilones, eso es muy “cool”.

    Pedazo de grupo los Dire Straits, y pedazos de directos.

    Sex pistols!! dice para hincharte vamos.

  • Para mis gustos personales es la mejor banda! Pero musicalmente hablando no lo creo… No se podria comparar con stairway to heaven por ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *