A veces aparece por algún sitio una canción francesa que quizá se había olvidado o no se había escuchado nunca y que comienza a flotar por el aire como una fragancia muy suave, que al principio pasa desapercibida y poco a poco va creando un optimismo extraño, porque quizá es triste y habla de amores imposibles o la canta una chica con una vida muy dura que sin embargo consiguió triunfar en aquel Paris de los sesenta donde apetecería tanto haber vivido.

Barbara   se llamaba Monique Andrée Serf y pertenece a la edad de oro de los cantautores franceses, cuando la canción y la vida estaban tan cerca y parecían tan verdaderas, tan llenas de intensidad y de riesgo, tan frágiles como las noches que se acaban tan rápido y nos dejan tan solos y tan llenos de vida.

Las canciones francesas que iluminan suavemente una mañana de febrero …

 

Etiquetado en
,
Para seguir disfrutando de Ramón González Correales
Joie de vivre
En el año 1950 Bertrand Russell iba a recibir la noticia de...
Leer más
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.