A veces el sol de otoño es tan dulce como algunas despedidas que no son definitivas y permiten disfrutar en una mañana, en un anden, de la intensidad de todo lo que se va a perder y que sentimos tan valioso, de la certeza de un privilegio que podría no haber sucedido y que sin embargo sentimos que ya nadie puede arrebatarnos.

El sol de otoño ilumina la mañana como esa mano que se agita y nos recuerda los sueños del verano que se aleja y las posibilidades del próximo horizonte de la playa.

 

 

 

Etiquetado en
Para seguir disfrutando de Ramón González Correales
La respuesta está flotando en el viento
Una infancia difícil, una cualidad sobresaliente, unos impulsos problemáticos, un entorno hostil,...
Leer más
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.