Mi hija es una Swiftie…

Coautora: Sabina Sánchez

Si lo malo no es que se acabe o no el mundo, lo malo es que se lleve con él la música…

Taylor Swift es como las croquetas, que gustan a todo el mundo. Y no sin razón, porque todo lo hace bien: cantar, bailar, componer, actuar, hacerse la tonta, hacerse la lista, empoderarse y hasta hacer pronunciamientos políticos en vistas al bien… Es todo menos una estrella distante, y parece mentira que para ser tan guapa y tan rubia esté tan lejos del paradigma de Mae West y nos resulte tan familiar, ya que le gusta hacer muecas, contar sus intimidades cotidianas (como en el famoso documental Miss Americana, donde no le importa -más bien lo hace aposta- aparecer como una chica normal en bata y sin maquillar), disfrazarse de macho autoritario o poner en evidencia a sus ex mediante sus terribles canciones de ironía y despecho. No hay ningún frío misterio en Taylor Swift: lo que ves es exactamente lo que hay. Antes, un músico debía ser alguien que se guardase cosas bajo las gafas de sol y el pitillo, usualmente nada más que un gran talento y una poderosa adicción a sustancias ilícitas, pero ahora todo ha cambiado, ahora se puede ser sano, no disimular nada y tener cientos de millones de seguidores, los Swifties, como mi hija y a veces yo mismo.

La actual gira, The Eras Tour, es la sexta en la que se embarca Taylor (muy apropiado, por cierto, el nombre, porque se cambia de traje en cada concierto hasta una treintena de veces), y va a recorrer los cincos continentes. Conseguir una entrada es más difícil que lograr que Gollum te preste su anillo, de modo que rápidamente han sacado un documental para ver en los cines que está arrasando lo mismo que la gira, pese a los flagrantes spoilers. He pedido a mi hija que nos haga una recomendación de cuatro temas que hablan acerca de su carrera tal como ella lo ha percibido-Taylor es como Picasso pero sin comunismo- para que los pinchemos aquí, y esto es lo que nos ha ofrendado desde su experto conocimiento:

-Long Live: Es una canción de Speak Now (2010) en la que Taylor habla sobre ella y todos sus fans que la apoyan y cómo consiguen afrontar todas las adversidades. Habla sobre todos esos conciertos y lo agradecida que está por todo, y sobre que puede de sobra con la gente que no la apoya gracias a aquellos que sí que lo hacen.

-Shake it off: Shake it off es probablemente una de las canciones más famosas de Taylor, y habla de quitarte el hate de encima, de cómo la gente dice que es tonta o que tiene demasiados novios.

-Blank Space: canción en la que habla sobre ella desde el punto de vista de la sociedad respecto al tema de los chicos. Se describe a sí misma como a una chica tóxica y loca que utiliza a los chicos, los vuelve locos y escribe canciones sobre ellos.

-Look what you made me do: canción de venganza en la que se queja de todo lo que se ha ido callando y lo refleja en su videoclip. Es una canción en la que declara que la antigua Taylor está muerta y que a partir de entonces nada será igual que la época en la que escribió Long live.

Merece la pena meterse en el mundo de Taylor Swift e ignorar lo que dice la gente sobre ella y sus múltiples “ex-s” por que podrías llevarte una grata sorpresa…

Etiquetado en
Para seguir disfrutando de Óscar Sánchez Vadillo
La última vuelta de campana de “SINIESTRO TOTAL”
También me dijo un arriero/     Que no hay que llegar primero/ ...
Leer más
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *