Anouk Aimée, una mujer francesa

Durante muchos años ella fue, para un cierto tipo de hombres, el modelo de mujer europea, es decir de mujer francesa, bella por dentro y por fuera, cultivada, libre, con una vida densa, probablemente accidentada pero siempre interesante, que se expresaba en la profundidad de sus ojos o en esa forma de acariciarse la melena o de encender un cigarrillo o de sostener los silencios. Estará ligada siempre a aquella película de Claude Lelouch («Un hombre y una mujer», 1966) donde le dieron un Oscar y fascinó en esos planos cortos, rápidos, que expresaban la incertidumbre del amor y su alegría espontánea como la de un perro joven correteando en una playa, en aquella escena memorable.

Anouk Aimée cumplió 72 años ayer, un pretexto estupendo para recordarla y quizá para volver a ver la película o al menos algunos fragmentos …

 

 

 

Para seguir disfrutando de Ramón González Correales
Cassius clay vs. Mohamed Ali: dos formas de luchar por una vida
Parece que estoy viendo ahora mismo las páginas del diario «Pueblo» y...
Leer más
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.