Joie de vivre

En el año 1950 Bertrand Russell iba a recibir la noticia de la concesión del Premio Nobel de Literatura. Por entonces había conseguido ganarse mejor la vida gracias al éxito de su “Historia de la filosofía occidental” y reconocía realizar una gran cantidad de trabajo y “sentirse, por tanto, optimista y lleno de brío”. Toda una declaración de intenciones y también una muestra de ese estado que algunas personas consiguen, al menos durante un tiempo,  en el que el trabajo se funde con la vida y también con el placer, o al menos con un cierto tipo de placer. Por eso en esa época a pesar de todos los riesgos, incluidos los nucleares,  decidió apostar por un optimismo racional y sobre todo vital, en el que la alegría era un arma que afirmaba y justificaba la vida, a la vez que quizá era lo único que podía de verdad preservarla. Así escribió en su Autobiografía: “Hoy en día para salvarse, el hombre solo tiene que abrir su corazón a la alegría y dejar al temor farfullando en un pasado sin recuerdos”.

Pero dejemos que hable él directamente.  Primero con una frase de esa época y luego con un vídeo, donde resume sus anhelos y casi nos lo dice al oído, como un oráculo o quizá mejor, como un buen amigo que vuelve del pasado.

 “Hay ciertas cosas que nuestra época necesita y otras que debería evitar. Necesita compasión, y el anhelo de que la humanidad sea feliz; necesita el deseo de conocimientos y la determinación de abstenerse de mitos gratificantes; más que nada necesita valor y esperanza, y el impulso de crear.  Lo que debe evitar , y que lo ha llevado al borde del abismo, es la crueldad, la envidia y la codicia, la competitividad, la búsqueda de verdades subjetivas e irracionales, y de aquello que los freudianos denominan el deseo de morir.”

Etiquetas de este artículo
More from Ramón González Correales

Zou bisou bisou

  La verdad es que las casualidades se engarzan como las cerezas...
Leer más

3 Comentarios

  • ¡Qué valor este hombre, a su edad, superando la experiencia personal e intelectual de Wittgenstein! Creo que eso es lo que le inmortaliza: haber encontrado su mensaje por encima del jodido vienés… Era muy atractivo aquel, pero loco, loco-racional. “Historia de la filosofía occidental” no es más que el intento, por parte de un buen hombre, de explicar lo que un inglés no sabe explicar, lo no-ingles, pero ello le honra. Larga memoria al sincero, a nuestro humanista, B. Russell!…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *