Aprendiendo de Venturi

Robert Venturi y Denise Scott Brown

La cultura arquitectónica europea y española tuvo un doble estallido resonante a mediados de los años sesenta. El primero de esos estallidos, era casi biológico: así fueron los fallecimientos de Le Corbusier en 1965 y de Ludwig Mies van der Rohe en 1969. El segundo de los estallidos tuvo que ver con la doble publicación de sendos libros en el año de 1966. Libros que vendrían a condicionar el devenir del pensamiento arquitectónico del tramo final del siglo avanzado y ello pese, al marcado carácter antitético de los referidos trabajos. Me refiero, obviamente, a la publicación de Complejidad y contradicción en arquitectura, de Robert Venturi y La arquitectura de la ciudad de Aldo Rossi.

 

Gordon Wu Hal

Uno de ellos abriría la puerta al revisionismo crítico de la cultura Pop y, relajaría consecuentemente el rigor moral e intelectual del Movimiento Moderno. De aquí que la máxima minimalista de Mies van der Rohe Less is more (Menos es más), fuera volteada por Robert Venturi como Less is bore (Menos es aburrido). Extracto aforístico, que daba cuenta de los propósitos finales de Venturi, tras su estancia como becado en Roma, donde contrapone el legado barroco con la elementalidad formal del Estilo Internacional, como fuera llamado en Estados Unidos el Movimiento Moderno. Propósitos finales y formales los de Venturi que adquirieron carta de naturaleza en 1980 en la Bienal de Venecia, organizada singularmente, bajo la denominación de La Presencia del pasado. Todo bajo la influencia de legado de Venturi, y en menos medida de Aldo Rossi, pese a las actuaciones públicas del arquitecto italiano en la Aduana y en el Arsenal.

 

 

No podemos olvidar que Robert Venturi (Philadelphia 1925- Philadelphia 2018) y premio Pritzker en 1991, tras su titulación en Princeton, trabaja algunos años con Eero Saarinen y luego, con Louis Kahn. Arquitectos que condicionarían su mirada en el debate de las postrimerías del Movimiento Moderno de los años sesenta. Tras su regreso de Roma, colabora con John Rauch en 1964; año en el que proyecta la casa para su madre Vanna Venturi, publicada ya en estas páginas; publica su texto nuclear en 1966 ; se asocia en 1967 con Denise Scott Brown y más tarde crean la firma Venturi y asociados con Steven Izenour, con los que publicaría en 1972 Aprendiendo de las Vegas. El simbolismo olvidado de la forma arquitectónica. Explicitando el salto mortal, propio del posmodernismo rampante, que nos transporta de la Roma barroca al strip de las Vegas.

 

 

Otra cosa diferente será admitir la continuidad temática y conceptual de Complejidad y contradicción en arquitectura en la obra construida de Venturi. No olvidemos que en el prólogo de la primera edición, el juicio de Vicent Scully estableció que el libro en cuestión, era el más importante publicado desde Vers une architecture de Le Corbusier, en ¡1923! Es posible que Scully no conociera en ese momento el trabajo de Aldo Rossi, si no habría manifestado la duda de ¿Cuál de los dos era el más importante? Hay quien mantiene que los tres libros seminales de la cultura arquitectónica de la segunda mitad del siglo XX son los dos repetidos y Ciudad collage de Colin Rowe.

 

Robert Venturi y Denise Scott Brown

 

Y es que la centralidad de ambos trabajos, de Venturi y de Rossi, supuso el alegato final del Movimiento Moderno, para dar paso al Posmodern y a la Tendenza rossiana. En ambos casos la relajación formal de Movimiento Moderno estaba ya enunciada y sentenciada. Libros que al fin y a la postre, señalaron más la potencia del pensamiento de Venturi y de Rossi que la cualidad específica de su propia obra. Muerto tempranamente Rossi en 1997, de esa singladura intelectual anti-Movimiento Moderno, sólo quedaban las batallas relajadas y rebajadas de Robert Venturi. Como puede advertirse en su obra posterior a la publicación de Complejidad y contradicción en arquitectura. Baste ver sus actuaciones en el Ala Sinsbury de la National Gallery (Londres, 1991) o el Museo de los niños (Houston 1992).

 

Robert Venturi murió el 18 de Septiembre de 2018

 


 

Casa Vanna Venturi, Chestnut Hill, Philadelphia. 1962-1964.

Etiquetas de este artículo
More from José Rivero Serrano

Toile de Jouy

Hay quien es capaz de leer las cosas que no tienen letras....
Leer más

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.