Periodismo: programa doble

Cine Clásico

A veces no caemos en la cuenta de que lo que creemos que sabemos del mundo, las cosas que a veces nos hacen sufrir o ilusionarnos, el perfil del personaje que detestamos o admiramos, lo que nos parece deseable o nos estimula a una aventura o a conocer un país o a no ir nunca a él, depende mucho de los que nos cuentan los periódicos o, ahora, los nuevos medios de comunicación que se infiltran en nuestra vida por todas partes, a menudo sin que nos demos demasiada cuenta de ello, creando un sistema de creencias que es más eficaz por ser opaco.

Cuando la tipografía de un cierto tamaño configura un titular una nueva realidad se crea y, a veces, tenemos tendencia a aceptarla de forma acrítica, sobre todo si proviene del periodista o del medio en el que tenemos confianza. Sin embargo hasta que esa información sale en primera página, sobre todo si es importante, pasa por muchos tamices, depende del humor y los intereses de muchas personas, y puede ser más o menos verdadera.

En el «Cuarto poder» de Richard Brooks se dibuja la cara legendaria del periodismo en las sociedades con libertad de prensa. El dueño de un periódico comprometido con la independencia a cualquier precio, el director (Humphrey Bogart) dispuesto a correr riesgos por publicar hechos probados aunque sufra las amenazas de un mafioso que lo tiene comprado casi todo, menos el periódico que garantiza que nunca gente como él tendrá un poder completo. La fragilidad de la libertad solo sostenida por la dignidad, el talento y el valor de algunas personas que siguen ahí aunque todo parezca perdido.

Fritz Lang en «Mientras Nueva York duerme» describe las ambiciones que habitan en un periódico, los egos, las trampas, las mentiras que semejan verdades que pueden llevar al éxito en un escenario en el que parece que siempre van a perder los buenos. Y ademas amores y desamores, traiciones, la estupidez de los hijos que no saben conservar el patrimonio moral que crearon los padres. Una película negra que sin embargo permite describir otras cosas, explorar temperamentos, dilemas morales, la complejidad real de la condición humana. Puede verse aquí.

Dos magníficas películas para un programa doble de periodistas en el fin de semana de otoño.

More from Ramón González Correales

Recordando a un tal Josef Keller

A Fernando,  por las conversaciones de aquellas noches Creo que fue F...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.