Brines, 15 notas aforísticas y tres codas finales

Francisco Brines, (Oliva 22 enero 1932), Premio de la Crítica (1967), Premio nacional de Literatura(1987), Premio de Las Letras valencianas (1987), Premio Nacional de las Letras españolas (1999), premio Nacional de Poesía Iberoamericana Reina Sofía (2010), Miembro electo de RAE desde 2001 y Premio Cervantes (2020).

“Creo que lo importante es que la poesía sea de los que la leen. Así que estáis condenados a leerla”.
 
“Lectores pocos, pero los mejores”.

“La publicación de la poesía siempre es aventurada”.

“Las madres suelen cobijar las extravagancias de los hijos. Que aceptara [la mía] en el asentimiento lo que yo hacía, que era poesía, indicaba que estaba en lo cierto”.

 “No soy un nadador de aguas bravas, solo soy un poeta que siente”.

“La vida es un don de la existencia, pero no indica que el gozo sea eterno ni la desdicha tampoco”.
 
 “Como si nada hubiera sucedido”.

Fotografía: página personal Luis Antonio de Villena

“Más allá de la luz está la sombra, y detrás de la sombra no habrá luz ni sombra…”.

“La poesía es un ‘ejercicio de tolerancia’ fruto de la identificación emotiva del lector con el poema, aunque su contenido sea ajeno a sus convicciones.

“Somos lo que hemos amado, y tenemos que aceptar lo vivido. Hay que resistir y creo que el éxito reside en aceptar la vida como viene. 

“Yo nunca veo la botella medio llena o medio vacía. Veo lo justo: como está”.

“La poesía y los grandes poetas llevan en ellos la posibilidad de conocimiento de la existencia”. 

“Siempre he partido de mi propia verdad”. 

 “La poesía debe servir además en un momento tan difícil como el actual, de refugio, porque tiene el poder de sanar el alma.

“La poesía, la que he hecho desde siempre, ha llegado a su destino”.

Ángel González, Carlos Barral, Caballero Bonald, Carlos Sahagun, Brines, JA Goytisolo y Claudio Rodriguez

La primera coda viene de la mano del texto de Vicente Molina Foix La Vida de Brines, publicado en El País el 18 de noviembre, como consecuencia del otorgamiento del Premio Cervantes al poeta de Oliva. Texto que juega con la similitud fonética de la película de Monty Python La vida de Brian por La vida de Brines. Donde VMF nos describe a un residente y paseante en la universidad Oxford, que apenas habla inglés y que se hermana algunas tardes grises, con otro paseante en Cambridge, el poeta zamorano Claudio Rodríguez. Si Brines prodigaba su exigencia de precisión lectora con “Lectores pocos, pero los mejores”, para componer un territorio de excelencia de su público; Claudio Rodríguez, repetía aquella afirmación doliente de “Estamos en derrota, pero nunca en doma”. Como dos atribulados poetas de un exilio profesoral, blando, dulce y de verdes pastos grasos. Hermanados por pos paseos melancólicos del campiña británica y hermanados ya por la foto de Oviedo de 1987. Donde se recogen los restos del naufragio de la llamada –no todos estuvieron de acuerdo, no en la foto, sino en lo de Generación–. Generación del 50. Alumnos hubo de Brines en esa universidad inglesa que apenas le oyeron dos ‘thank you’ avergonzados, dice VMF. ¿Cómo dar clases de lengua y literatura española en una universidad inglesa sin hablar inglés?, ¿ Y cómo comunicarse con alumnos que apenas conocen la lengua española? Y ello, prosigue VMF, es fruto de que “la modestia y la timidez lingüística no son virtudes poéticas; hay muchos genios soberbios y políglotas, además de Neruda, pero Brines pertenece a la categoría de lo antipretencioso”.

La segunda coda, procede del saludo del poeta y escritor de Tomelloso, Dionisio Cañas, quien ha manifestado en su muro de Facebook, lo siguiente. “Gran alegría hoy: le han concedido el premio Cervantes a un viejo amigo, Francisco Brines. Nos conocimos en 1969, después le dediqué parte de mi tesis doctoral que se publicaría como ‘Poesía y percepción’, en 1989 compilé una antología de su poesía con el título de ‘El rumor del tiempo”’, y en el 2007 (ya yo alejado de la crítica literaria) el Círculo de Lectores me pidió otra antología de su poesía, ‘Todos los rostros del pasado. Un Premio Cervantes muy merecido”.

Y la tercera coda procede de Joaquín Brotons, poeta y amigo de Valdepeñas. “Por fin le han concedido el Premio Cervantes a Paco Brines, uno de los mejores poetas vivos de este país de poetas…. La última vez que hablé con él fue en Valdepeñas, en las Bodegas: A-7″, que tuvo el fino y delicado detalle de homenajearlo con uno de sus “’Vasos poéticos’, en su tertulia. Precisamente ayer llamé por teléfono a su íntimo y verdadero amigo Luis Antonio De Villena y le pregunté por él, que me comentó que está muy mal. En fin, al menos le ha llegado en vida…, que ya es raro en esta piel de toro, donde lo que más gusta es reconocer y homenajear a los muertos…”.

Etiquetado en
Para seguir disfrutando de José Rivero Serrano

Ingvar Kamprad: IKEA como ejemplo

Las notas fúnebres y los obituarios de rigor, producidos en torno a...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.